¿Con qué paseo a mi perro… collar o arnés?

Hoy en día hay decenas de herramientas para pasear a los perros, desde collares de todo tipo y arneses con distintas funciones hasta ronzales y correas de varios materiales y longitudes. Así pues, es fácil que a la hora de elegir los accesorios de paseo para nuestro perro, no tengamos claro cuáles son los más recomendables. Por ahora, nos centraremos en el collar y el arnés.

Primero debemos plantearnos qué perro tenemos. ¿Es un cachorro que justo empieza a descubrir el mundo? ¿Es un perro mayor que anda a paso tranquilo? ¿Es un perro que no sabe pasear sin tirar? ¿Es un perro que se asusta fácilmente e intenta salir corriendo?

¿Collar o arnés?

Aunque el collar sigue siendo la herramienta de paseo más popular entre los propietarios, afortunadamente cada vez hay más personas que se decantan por el arnés. Si el perro camina tranquilamente a nuestro lado y está pendiente de nosotros, porque hemos dedicado tiempo a enseñarle a pasear sin tirar o porque es mayor y va a paso lento, podemos pasearlo con un collar y no habrá mayor problema, pero deberemos ir con cuidado de que no pueda recibir ningún tirón de improvisto. Quizá tu perro camina a tu lado la mayor parte del tiempo, pero plantéate lo siguiente: ¿qué pasa si un gato sale corriendo cerca de él? O bien, ¿si escucha un ruido fuerte, como el de un petardo, se asusta e intenta huir?

La razón principal de elegir antes un arnés que un collar es por una cuestión de salud: si le ponemos un collar a un perro que tira, la presión que recibe en el cuello es inmensa y puede derivar en problemas de salud graves: contusiones y contracturas, pinzamientos en la médula, problemas respiratorios, problemas de circulación y de presión sanguínea (hecho que además puede acabar dañando gravemente la visión del perro) e incluso problemas de tiroides.

También hay razones comportamentales

Tened en cuenta que si un perro tiene algún problema de reactividad y además tiene el cuello dolorido, estará más irritable y el problema de comportamiento se agravará a causa del dolor. Lo mismo pasará si tiene algún problema de miedo o ansiedad, pues el dolor e incomodidad puede llevar al perro a establecer asociaciones negativas. Además, si tenemos un perro escapista, es más fácil que pueda quitarse un collar que un arnés (aunque hay auténticos perros Houdini capaces de deshacerse de los arneses más complejos).

Por tanto, el arnés nos permite tener un mayor control del perro y pasearlo sin que reciba continuamente presión en el cuello y sin riesgo de tirones imprevistos que fácilmente pueden causar contracturas o agravar problemas de comportamiento. No es la solución a todos los problemas, pero como mínimo tenemos la certeza de que no los empeorará.

¿Qué arnés elijo?

De acuerdo, han quedado claros los beneficios del arnés, pero hay tantos modelos… ¿Cuál es el mejor para mi perro?

Si tu perro no tira de la correa o tira poco, te recomendamos un arnés normal, preferiblemente acolchado o de tacto suave y en forma de Y. Fíjate en que no dificulte el movimiento natural del perro y que no le roce los codos.

En cambio, si tu perro tira de la correa, tienes la opción de utilizar un arnés anti-tiro, pero ten en cuenta que este tipo de arneses no deben utilizarse de manera permanente, sino que son una ayuda al entrenamiento. Os recomendamos los modelos que tienen dos anillas, una en el pecho y otra en el lomo, y que no rozan los codos. Con estos modelos, puedes utilizar la anilla del pecho mientras estés enseñando al perro a caminar a tu lado y pasarte a la anilla del lomo cuando ya tengas un buen manejo y el perro haya aprendido a caminar sin tirar. Si tienes un cachorro, es preferible que evites utilizar estos arneses hasta que el perro haya completado su crecimiento, porque pueden afectar su desarrollo musculo-esquelético.

Muchos propietarios son reacios a utilizar el arnés porque piensan que con el collar el perro tirará menos. Si bien es cierto que al perro le es más fácil tirar con un arnés que con un collar (básicamente porque con el arnés no se hace daño), los perros se acostumbran al dolor y en la mayoría de los casos acaban tirando igualmente con el collar, con los consiguientes problemas de salud que esto conlleva. Hay perros que acaban “afónicos”, con tos crónica o con problemas de visión importantes. Así pues, si podemos igualmente enseñar a nuestro perro a caminar a nuestro lado sin tirones y sin presión continua en el cuello, ¿por qué no hacerlo?

Si aún así prefieres el collar…

Si a pesar de todo no te hemos convencido, al menos elige un collar lo más cómodo y menos dañino posible. Los mejores modelos son los anchos y acolchados o de tacto suave. Y evita a toda costa los modelos de pinchos, estranguladores o de descargas, pues son perjudiciales en todos los sentidos.

Como siempre, si tienes dudas sobre qué herramienta es más indicada para tu caso particular, puedes pedirnos asesoramiento.

También te puede interesar

2 comentarios en “¿Con qué paseo a mi perro… collar o arnés?

  1. Hola: despues de leer el articulo: Con qué paseo a mi perro… collar o arnés? me surge la siguiente duda, mi perro es un Border Collie de 6 meses y medio, lo sacamos a pasear con collar pero hasta hace poco tiraba mucho, en estas dos últimas semana lo ha hecho menos. No nos gusta el collar por las razones que se exponen el articulo pero igual nos da miedo el arnés por las mismas razones que se exponen allí como posibles deformaciones por lo que no sabemos qué hacer. Collar o arnés? gracias por su ayuda,

    Helena Daza

    • Hola Helena! Te comento que si utilizas un arnés normal (no anti-tiro) no habrá ningún problema, eso sí, tiene que dedicar un tiempo a realizar ejercicios específicos para que tu perro no tire de la correa. Los arneses que pueden complicar el desarrollo de un cachorro son los anti-tiro, y estos sólo los recomendamos cuando el perro es muy difícil de controlar.

      Un saludo.

Deja un comentario