Desarrollo del comportamiento canino

Las experiencias tempranas que viven los perros repercutirán directamente sobre su comportamiento de adultos. Para poder evitar la mayoría de problemas o conflictos que surgen cuando el perro es adulto, primero debemos conocer y entender las etapas de desarrollo del comportamiento canino, desde la concepción hasta la madurez.

Etapas de desarrollo del comportamiento:

1. Etapa prenatal: desde la concepción hasta el nacimiento, el desarrollo del feto se debe a movimientos viscerales y a los diferentes niveles hormonales de la madre. En este sentido, es importante que la madre reciba una nutrición adecuada y equilibrada para que goce de un buen estado de salud. Recientemente se ha comprobado que los cachorros que han nacido de hembras sometidas a grandes fuentes de estrés son más propensos a desarrollar problemas de conducta y a tener dificultades de aprendizaje, emocionales y de cognición. La razón es que se produce una alteración en el tamaño de la amígdala, hecho que afecta a la respuesta conductual y fisiológica del estrés.

2. Etapa neonatal: abarca desde el nacimiento hasta los 12-14 días. Los cachorros son ciegos y sordos. Su comportamiento es una mezcla de patrones de conducta y solo hacen asociaciones simples. Todavía no establecen apego con la madre y su conducta social es muy limitada. Una manipulación neonatal correcta durante esta etapa tiene efectos positivos que explicaremos en otro artículo, junto con la importancia del papel de la madre.

3. Etapa de transición: es una etapa muy corta que comprende desde los 13 hasta los 18-20 días. Se desarrollan los sentidos de la vista y del oído y, a partir de este momento, comienzan a explorar y a interaccionar entre ellos. También adquieren patrones de movimiento, como la habilidad de caminar, y empiezan a adoptar ciertas posturas, como estar sentados o de pie. Además, comienzan a salir de la “paridera” para hacer sus necesidades.

4. Etapa de socialización: este período, que es el más importante, tiene lugar entre las 3 y las 12-16 semanas y coincide con la madurez sensorial y de las estructuras nerviosas que controlan la respuesta al miedo ante nuevas situaciones. El cachorro empieza a relacionarse activamente con otras especies y con las personas. Interacciona más intensamente con los otros cachorros de la camada y aprende a jugar, poniendo en práctica todo un repertorio de respuestas sociales. Durante esta etapa, es importante que el cachorro entre en contacto con los estímulos que formarán parte de su día a día. Dada la importancia de esta fase, detallaremos en otro artículo sus características y ofreceremos consejos para que se desarrolle de la mejor forma posible.

Quizá te pueda interesar: Socialización: Perros de 10

5. Etapa juvenil: comprende desde las 12-16 semanas hasta la pubertad (6-8 meses de edad). Es una fase de socialización secundaria en la que se empiezan a establecer gradualmente las relaciones jerárquicas. En esta fase deben reconocerse los posibles problemas de conducta e intervenir para cambiarlos.

También te puede interesar:  Las modas y las razas

6. Adolescencia: va desde los 6 meses hasta los 12-18 meses. El perro llega a la madurez sexual y se vuelve más independiente. Es muy importante que pueda relacionarse con otros perros equilibrados, porque durante esta etapa se crea la base de las relaciones sociales, es decir, el perro aprende a relacionarse correctamente con otros miembros de su especie. También empiezan a aparecer las conductas territoriales. Suele ser una etapa complicada, en gran parte debido al desarrollo hormonal, porque parece que el perro tiene más interés en explorar que en hacer lo que le pedimos, pero debemos recordar que solo es una fase y ser perseverantes.

7. Madurez o etapa adulta: los perros llegan a la madurez a partir de los 12-18 meses de edad. Es la fase de madurez comportamental, pues su carácter ya está formado. Se desarrollan comportamientos de cooperación y de protección, y normalmente el entusiasmo típico de la etapa de cachorro se modera un poco. Si durante las etapas anteriores nos hemos centrado en proporcionar a nuestro perro una buena base social, emocional y de aprendizaje, en esta etapa recogeremos los frutos de nuestro esfuerzo.

8. Etapa sénior: a partir de los 7 años aproximadamente, el perro entra en la última fase de la etapa adulta. Su nivel de actividad y energía va disminuyendo, y también va perdiendo resistencia física. Deberemos adaptar las actividades y los entrenamientos en función del estado del perro y proporcionarle suficiente descanso y tranquilidad.

También te puede interesar

Deja un comentario