El Border Collie “off the record”

Seguramente habrás oído hablar de la raza border collie, conocido por ser el perro más inteligente del mundo, los “amos” de las pistas de agility y unos cracks del pastoreo (como muestra la famosa “Coloma”). Muchos se piensan que se adiestran solos y reciben un largo etcétera de halagos que lo han convertido en uno de los perros más populares entre los amantes de los perros.

Sin embargo, siento deciros (y lo sé de primera mano) que no es oro todo lo que reluce. Para llegar a tener un border collie estable, es necesario un gran trabajo y dedicarle mucho tiempo, y con ello no me refiero a llevarlo al parque a correr detrás de una pelota durante 2 horas hasta que reviente. Más bien todo lo contrario.

Como ya sabréis, el border collie es un perro de trabajo, un perro ovejero. Es decir, ha sido “diseñado” para aguantar largas jornadas laborales siguiendo las órdenes de su pastor (su guía). Para llevar a cabo el trabajo de pastoreo, el border collie tiene las habilidades de rodear, recoger, conducir, meter en un redil y cargar, y es extremadamente sensible a los movimientos.  

Hasta aquí todo correcto. Sin embargo, ¿qué pasa cuando llevamos a un perro de estas características a un núcleo urbano y lo metemos en un piso a convivir con personas? Esa sensibilidad de la que hablàbamos, junto con los instintos de pastoreo frustrados y otros factores, pueden provocar que el border collie reaccione de manera no controlada ante todos los estímulos que le rodean: otros perros, coches, motos, patinetes, bicis, moscas… y que acabe convirtiéndose en un perro obsesionado. Por eso, es bastante común ver a perros de esta raza perseguir coches (¡incluso se tiran a ellos!).

También te puede interesar:  Cómo tener un border collie y no morir en el intento

Para solucionar estos problemillas, existe la creencia de que los perros de trabajo deben tener continuamente una tarea que hacer y que lo ideal es apuntarlos a actividades como el agility, en el que hay mucho desgaste físico, o llevarlos al parque a correr detrás de una pelota hasta cansarlos. Evidentemente el perro acaba reventado… y un perro cansado es un perro bueno, ¿no? Así que ya está, ¡ya tenemos la solución mágica! Simplemente debemos llevar a nuestro perro tres veces por semana a hacer agility, ir al parque cada día para que persiga una pelota sin parar y los fines de semana llevárnoslo de excursión… ¡Me agobio solo con escribirlo!

Lo curioso es que los propietarios de estos perros se sorprenden de que, a pesar de hacer todas estas actividades, cuando llegan a casa el perro continúa activo y tiene ganas de seguir haciendo cosas… No nos damos cuenta de que estamos entrenando a nuestro perro para que se convierta en todo un atleta y de que le estamos generando obsesiones. Cuanta más actividad haga, más actividad será capaz de realizar en el futuro, y si hoy se ha cansado después de correr durante 10 minutos, mañana aguantará hasta los 15 minutos y, al día siguiente, hasta los 20 minutos, y así hasta que necesite pasarse el día entero corriendo para llegar a ese estado que nosotros llamamos “cansado”. Y os aseguro que nos cansaremos nosotros antes que ellos. Es más, este tipo de actividades pueden ser contraproducentes en perros con problemas de conducta y agravarlos todavía más.

Así pues, por raro que parezca, debemos hacer todo lo contrario. El border collie es super sensible y excitable de serie, así que nosotros debemos enseñarle a estar relajado y tranquilo. En vez de pasarnos el día tirándole palos y pelotas, actividad que aumenta esa excitabilidad y crea obsesiones, debemos realizar actividades relajantes, como paseos de calidad por zonas tranquilas donde pueda olfatear olores nuevos, sentarnos en un banco sin hacer nada, ir a tomar algo a un bar y que permanezca tranquilo a nuestro lado, enseñarle a estar en un transportín, jugar a juegos de olfato, ofrecerle retos mentales en lugar de actividades físicas muy excitantes, etc. Lo ideal es encontrar el equilibro entre las actividades excitantes y las actividades relajantes.

Esto son consejos generales, pero si tu border collie ya presenta algún síntoma de excitabilidad o ansiedad, o crees que tiene algún problema de conducta, es mejor que contactes con un educador canino y os pongáis manos a la obra para solucionarlos, porque un border collie desequilibrado es una bomba de relojería.

Por favor, esforcémonos en comprender la naturaleza del perro que tenemos y actuemos en consonancia a él.

También te puede interesar

Deja un comentario